0

Conciliación personal, laboral y familiar, todo un reto para las empresas

Conciliación personal, laboral y familiar, todo un reto para las empresasActualmente los términos “conciliación” y “flexibilidad” centran el foco de atención de muchas empresas. Y es que conseguir una adecuada conciliación personal, laboral y familiar es uno de los grandes objetivos que persiguen las empresas para mejorar la calidad de vida de los empleados. La flexibilidad horaria es uno de los puntos clave que se incluyen dentro de la conciliación, y ahora está en el punto de mira más que nunca debido a la nueva normativa sobre registro horario obligatorio que entró en vigor el pasado mes de mayo, tal y como informamos en Tsimplifica, también en este blog.

¿Qué se entiende por conciliación?

A nivel general, la conciliación hace referencia a la compatibilidad de los tiempos que los empleados dedican a la familia y al trabajo. Es decir, es la oportunidad de que las personas puedan desarrollarse y evolucionar en el ámbito laboral, pero también en el personal, familiar, de ocio, estudio, etc. Poder conciliar se traduce en poder mantener un equilibrio entre las diferentes dimensiones que componen la vida de una persona y que le ayudará a mejorar su bienestar y calidad de vida.

En la actualidad, por el tipo el sociedad en la que vivimos, tanto hombres como mujeres necesitan que las organizaciones sean flexibles y que implanten medidas para que puedan disfrutar de una adecuada conciliación. La flexibilidad horaria es una de las más importantes y valoradas por los empleados.

Las empresas empiezan a ser conscientes de que el bienestar de sus empleados repercute de manera positiva también en su organización.

¿Cuáles son los beneficios para las empresas?

Disfrutar de una adecuada conciliación personal, laboral y familiar no solo es beneficioso para los trabajadores, sino también para las empresas. La incorporación de una estrategia que tenga en cuenta una buena flexibilidad horaria para toda la plantilla, entre otras medidas, repercute de manera positiva en la propia empresa en cuestión de productividad y cuenta de resultados. Estos son algunos de los beneficios más destacados:

Mejora la calidad de la gestión del personal. Gracias a ello se conseguirá una mejora en el clima laboral y en la gestión y planificación del tiempo. Además, y gracias a que los empleados podrán disfrutar de una mejor organización, disminuirá el estrés, los conflictos con la empresa y el descontento general. De la misma forma, aumentará la satisfacción de la plantilla.

Ayuda a la retención del talento. Disfrutar de unas buenas medidas de conciliación es un valor añadido para las empresas que aumentarán la retención de talento cualificado. Se trata de un “salario emocional” que valorarán los empleados y que les hará aumentar la fidelidad hacia la empresa. Por lo tanto, las empresas ahorrarán en tiempo y costes de reclutamiento y formación.

Promueve una mayor productividad y, como consecuencia, un mayor rendimiento económico. Aumentará la concentración y la capacidad productiva de los trabajadores, así como también su rendimiento. Otro aspecto importante será la ayuda a reducir el absentismo laboral de los empleados, ya que gozarán de una jornada flexibilidad y adaptable a sus necesidades.

Aumenta la imagen positiva de la empresa de cara al exterior. Por lo que puede ayudar a atraer a nuevos clientes y empleados.

Garantizar unas medidas correctas de conciliación personal, laboral y familiar es clave para el éxito de las empresas hoy en día.

Belén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *